Banner Top

Analisis y Cifras a Junio 2016

Publicado en Sala de Prensa

Durante el año 2015, se importaron 41.016 vehículos nuevos, 0 Km. Esto significa que frente al año anterior, se tuvo un crecimiento de 2,3% con las 40.092 unidades importadas el 2014. Este año (2014), la diferencia fue mayor frente al 2013 por el incremento vertiginoso de vehículos de origen chino (3.648 unidades más).

 

 

 Durante el 2016, hasta el mes de junio, se importaron 19.927 vehículos nuevos, con una proyección hasta el mes de diciembre 2016, de 40.955. Eso significa que tendremos una caída del 0,15% frente al año anterior; reducción provocada por un tema que si bien no fue de conocimiento público, afectó drásticamente al sector importador de vehículos automotores, con representación de marca, legalmente constituido y que tributa correctamente tanto por importaciones como por ventas. El tema referido, fue la Ley 165/2011 del 16 de agosto del 2011 que por un descuido de los responsables en la adecuación de los combustibles en el país, ha ocasionado una serie de dificultades distorsionando las proyecciones y el desarrollo normal de las importaciones.

De acuerdo con esta Ley, promulgada en 2011,a partir del 16 de agosto de este año sólo se podrían importar al país vehículos adecuados con la tecnología EURO IVo sus equivalentes, ya que sus motores deberían estar regulados a los límites aceptables de emisión de gases de combustión.

Hemos apoyado al Ministerio de Obras Pública, gestor de la norma para que mediante un nuevo Proyecto de Ley, se pueda postergar la aplicación de la norma porque los combustibles no califican para la aplicación, conforme lo estables el parágrafo III, por lo que con el apoyo de la presidente de la Camara de Diputados se presentó a través de la autoridad referida, un Proyecto muy bien sustentado que prorroga el plazo por cinco años adicionales, tiempo que deberá ser utilizado por las refinerías para adecuarlas para la producción de combustibles aplicables y correctos para EURO IV.


El Proyecto de Ley 217 debatido por Diputados, amplía el plazo para los importadores de vehículo, posibilitando que el artículo 191, parágrafo II de la Ley 165, entre en vigencia, una vez quese logre producir o importar combustible aptos que cumplan esta norma, según una nota de prensa de la Cámara de Diputados.


Asimismo, establece que el Órgano Ejecutivo mediante una entidad competente y en un plazo de cinco años, ejecutará las acciones necesarias paramejorar la calidad y asegurar la distribución del combustible para acompañar y potenciar las acciones de protección ambiental.


Los carburantes que Bolivia comercializa en el país, aún no poseen las característica requeridas por la Norma de Emisiones Atmosféricas EURO IVque exige la Ley general de Transporte, por lo que se estima que recién dentro de cinco años el combustible con éstas característica estará a disposición en el país.


Gabriela Montaño, presidenta de la Cámara de Diputados que tuvo a bien presentar el proyecto de Ley, destacó que para el cumplimiento de esta norma,la autoridad competente evaluará estas exigencias cada cinco años, de acuerdo a la tecnología anticontaminante desarrollada por los fabricantes y la calidad de los combustibles que permita su aplicación.

CONSECUENCIAS DEL PARQUE AUTOMOTOR OBSOLETO Y CONTAMINANTE.-

resumen general importaciones 2013 - junio 2016

Por el estatus de obsoleto, contaminante y peligroso que tiene todavía el parque automotor boliviano, es razonable que las instituciones del Estado (ANB), cumplan estrictamente las prohibiciones para importar por años de antigüedad ya que ingresan al país (legalmente) todavía un porcentaje muy elevado de vehículos usados que rompen la seguridad de las normas.

Se dictan normas para incentivar la renovación del parque automotor boliviano, habiéndose reducido a tan solo un año la antigüedad permitida para vehículos pequeños y cuatro años para vehículos grandes, principalmente de transporte público y de carga, sin embargo sería correcto que la Aduana Nacional de Bolivia respete y haga respetar estas normas y no permita el ingreso de vehículos antiguos que vulneran las prohibiciones legales por motivo alguno, como ha sucedido permanentemente. Existe la norma y las prohibiciones pero las mismas son vulneradas y continúan ingresando al país vehículos viejos, fuera de los rangos prohibidos y el parque automotor continua obsoleto y contaminante bajo los mismos porcentajes de antigüedad de hacen cinco años y lo que es peor, Bolivia que es promotora de la Ley de la Madre Tierra en defensa de la contaminación ambiental, no puede ni siquiera adecuar los combustibles bajo las normas que sus propias autoridades promulgan.

IMPORTACIONES FUERA DE NORMA.-

Son obsoletos, aquellos vehículos que contaminan, que tienen sistemas antiguos de combustión, frenos, encendido, etc. Etc. que constituyen un peligro, no solo a la seguridad personal de los pasajeros, sino también a la contaminación acústica, medioambiental, etc.

Los vehículos, físicamente, por el desgaste y el sistema de fabricación que tienen, con el paso de los años deben salir de circulación, como lo hacen en todos los países del mundo, solo en Bolivia, bajo el pretexto de apoyo a los pobres para darles un medio de trabajo, son ingresados al país los vehículos que ya han cumplido una vida útil en otros países y que han sido sacados de circulación por viejos, contaminantes y peligrosos.

El Parque automotor boliviano tiene aproximadamente 1.600.000 unidades, entre vehículos nuevos y antiguos, incluyendo los obsoletos y contaminantes. De esta cifra, aproximadamente el 70% del parque automotor, son efectivamente obsoletos y que cumplieron su vida útil; de los cuales, muchos tienen más de 50 años de vida y siguen prestando servicio público, constituyéndose en un peligro permanente para la seguridad de los pasajeros y de los transeúntes.

Esto, sin considerar el alto consumo de combustible que tiene un vehículo antiguo, por el desgaste mismo de sus piezas, del motor, significando costo adicional para el erario nacional por la subvención al combustible y la contaminación ambiental por la calidad inadecuada del combustible proporcionado por el Estado que tiene altos contenidos de plomo, azufre, y bajo octanaje.

Por ejemplo: Un vehículo nuevo, bajo la Norma Euro IV, no puede funcionar sin que sufra daños severos en el motor, ni dejará de contaminar el medio ambiente, con el combustible actual, con octanaje menor a 95 octanos, con una proporción mayor a la permitida de azufre (máximo 50 partes), con el plomo alto de su contenido.

Lo observado no considera el alto consumo de combustible que tiene un vehículo antiguo, por el desgaste mismo de sus piezas, del motor, significando costo adicional para el erario nacional por la subvención al combustible y la contaminación ambiental por la calidad inadecuada del combustible proporcionado por el Estado que tiene altos contenidos de plomo, azufre, y bajo octanaje.

Por ejemplo: Un vehículo nuevo, bajo la Norma Euro IV, que tendría que importarse a partir del 16 de agosto del 2016, no podrá funcionar sin que sufra daños severos en el motor, ni dejará de contaminar el medio ambiente, con el combustible actual, con octanaje menor a 95 octanos, con una proporción mayor a la permitida de azufre (máximo 50 partes), y con alto contenido de plomo.

Consideramos que las medidas a adoptarse, simplemente están en manos de las autoridades del Estado Plurinacional de Bolivia, que simplemente deben cumplir las normas vigentes, que ya están dictadas o tomar las medidas pertinentes para corregir en el menor tiempo posible los incumplimientos en los que incurren y se ajusten a la Ley postergando su aplicación.

Por una gestión muy bien dirigida por el actual Directorio de la CAB, se ha logrado gestionar una Norma que ya ha sido aprobada el 27 de julio de 2016 en la Cámara de Diputados y el 9 de agosto del presente año, también ha sido aprobada en la Cámara de Senadores, habiéndose transmitido la responsabilidad de promulgación al Presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, entendiéndose que en un tiempo prudencial, deba ser promulgada y entrar en vigencia para su inmediata aplicación. Esta norma, como fue referido líneas arriba, simplemente pospone la aplicación del Art. 191 de la Ley 165/2011 por al menos cinco años adicionales, mientras los combustibles son adecuados a estas exigencias de EURO IV.

Las autoridades deben cerrar radicalmente las importaciones de vehículos que no se ajusten a las normas establecidas y además, deben proporcionar el combustible adecuado para ajustarse a las normas de contaminación ambiental que ellos mismo establecieron y no cumplen.

Las importaciones de vehículos automotores en Bolivia tienen la tasa de impuestos más alta para nacionalizarlos, pese a que no hay necesidad de defender una industria nacional que no existe.

Actualmente, en Bolivia las normas establecen que las personas particulares, solo pueden importar para sí mismos, un máximo de dos vehículos por año, Esto para evitar que comercializadores inescrupulosos, importen vehículos bajo la modalidad de importación directa (endosando los documentos y nacionalizando directamente a nombre del comprador) eludiendo de esta manera pagar IVA e IT, sobre ventas (recientemente, se ha subsanado este defecto, prohibiendo endosos en Zonas Francas y en Aduana Interior, por lo que se habría superado este defecto.

Los importadores y comercializadores, dentro este proceso, tienen que pagar impuestos de importación (aproximadamente un 43% sobre una base imponible constituida por la sumatoria del valor de la factura comercial de origen, más los fletes y el seguro hasta frontera de ingreso). Una vez nacionalizado, pagan adicionalmente el 16% correspondientes al IVA (13%) más el IT (3%), al momento de la venta.

Lamentablemente, por falta de una mejor política de control de normas, se abre la posibilidad de que importadores inescrupulosos, compren vehículos de dealers principalmente en Estados Unidos y Dubai (no del fabricante) y consiguiendo facturas por menor valor del realmente pagado, nacionalicen en Bolivia, pagando impuestos sobre el valor sub-valuado, estafando al Estado sumas millonarias. Adicionalmente, estas nacionalizaciones, las realizan directamente a nombre del comprador, eludiendo además el pago de los impuestos correspondientes a las ventas.

Por este fenómeno o mejor dicho inadecuado sistema de control tributario, se estima que el Estado Plurinacional de Bolivia, pierde algo más de 120 millones de dólares al año, relativos a impuestos de nacionalización por importación, tan solo de vehículos nuevos (0 Kms.), sin considerar similares defraudaciones por concepto de importaciones de equipo pesado (línea amarilla), donde además, juegan con el concepto de importar como maquinaria vieja, tratándose de equipo completamente nuevo, asignándoles valores completamente irracionales y absurdamente bajos.


La subfacturación inflige un doble daño al país. Afecta al Estado en torno a los recursos que puede captar por tributos y perjudica a los importadores de movilidades afiliados a la CAB, que cumplen todas las normas y tributan adecuadamente, poniendo en riesgo sus patrimonios y fuentes de trabajo de miles de trabajadores que son cobijados por estas empresas.

  
Bolivia se ve perjudicada "por una menor recaudación tributaria por la baja de la base imponible” y los importadores legales se ven perjudicados por el ingreso de autos sub-faturados " distorsionando el mercado”, lo que afecta a la sana competencia.

  
Esto significa un engaño o defraudación al Estado distorsionando los valores de importación y Bolivia, por ese delito no sancionado, "no está percibiendo lo que debe” por compras del exterior y tampoco está percibiendo adecuadamente por las ventas internas de quienes traen al país vehículos sub-facturados, ya que estos no pagan impuestos como el IVA y el IT.

  
En el caso referido, hubo varias denuncias por parte de la CAB, sin ningún resultado. La CAB estima que al año ingresan al país entre 5.000 y 6.000 vehículos nuevos sub-facturados.


"Durante años consecutivos, hemos venido investigando y haciendo seguimiento”. Hemos hecho denuncias formales a Impuestos  Nacionales; hemos hecho denuncias a la Aduana Nacional de Bolivia, etc., hemos demandado penalmente a los posibles autores y no hemos tenido los resultados que esperábamos”, hay obstaculización dirigida por los que cometen los delitos referidos que logran resultados temporales pero que obstaculizan que se imponga la legalidad; "hay intervención de la Autoridad de Impugnación Tributaria que interpreta Normas supranacionales sin buscar alternativas racionales que defiendan al Estado Plurinacional aceptando “de buena fe” los valores presentados con subfacturaciones sin utilizar  otros métodos para verificar el valor real de la mercancía (VALORES DE TABLAS) cuando existe una "duda razonable”.

Por una gestión personal de la Presidenta de la ANB y el apoyo de la CAB que ha proporcionado documentación de respaldo con valores reales de los vehículos que importan sus afiliados más valores de flete y seguros también reales, se está implementando por la Aduana Nacional, un sistema denominado SAPVE (Sistema de asignación de precios de Vehículos) que mediante TABLAS, proporcionará los valores reales a vehículos nuevos y bajo datos referenciales también aplicará a aquellos vehículos antiguos que se importen. Lo interesante seria que también se cumpla con la antigüedad permitida en vista de que están ingresando indiscriminadamente la cantidad de vehículos que se refleja en los cuadros anteriores.

  La CAMARA AUTOMOTOR BOLIVIANA, siempre va a apoyar la gestión desarrollada por el Ministerio de Economía y Finanzas Pública en la generación de normas que beneficien al Estado y también va a apoyar a la Aduana Nacional de Bolivia cuando se busque el cumplimiento de las normas vigentes y la lucha contra la corrupción y oportunismo de importadores informales.

 

 

LUIS ORLANDO ENCINAS VALENZUELA

 

                  Gerente General